John Bolton brilla en 'Marada: la mujer lobo'

John Bolton brilla en 'Marada: la mujer lobo'

Publicidad

El final de la llamada "edad de bronce" del cómic norteamericano a mediados de los ochenta, es probablemente uno de los momentos más ricos en cuanto a variedad de géneros, estilos y tonos que se producen. Una de las razones es que por primera vez hay una inmensa generación de autores noveles que han bebido de los cómics anteriores y deciden no tratar a los lectores como si fueran niños. De ahí que empiecen a surgir "sellos adultos", como por ejemplo, Epic.

Epic fue un sello en el que Marvel empezó a editar material de autor, destacando, por ejemplo, el 'Dreadstar' de Jim Starlin. Fue cuna para que muchos guionistas de la Casa de las Ideas pudieran explayarse con personajes nuevos... así fue como surgió 'Marada: La mujer lobo' obra que recupera ECC en un tomo.

Creada por Chris Claremont y John Bolton al guion y dibujo respectivamente, Marada nacía de la idea de heroína de fantasía épica. De hecho, a grandes rasgos Marada es una versión romana de Red Sonja, la mítica compañera de Conan. Hija de Roma, nieta de un César (no se aclara de cual), la heroína es una guerrera feroz que lucha contra los demonios que asolan Europa.

'Marada: La Mujer Lobo' reúne las tres aventuras publicadas para la revista "Epic Illustrated", germen de la ya mencionada línea para adultos. En la primera de estas aventuras, Marada es presentada siendo rescatada y llevada a Ashandriar, fortaleza mágica en la costa de Britannia para dilucidar qué ha pasado a la heroína y por qué parece haber desaparecido todo rastro de la guerrera que una vez fue.

Claremont narra la historia de un modo bastante clásico, tomando como referencia (quizás también por las magníficas planchas de Bolton) tanto al Conan de Roy Thomas como al Príncipe Valiente de Harold Foster. A nivel de historia y guion es donde tengo yo mis grandes problemas, también porque el género de espada y brujería siempre se me ha atascado en el cómic. El argumento en sí no está mal, pero Claremont no termina de desarrollar bien ni historias ni personajes.

Lo que sí que merece mucho la pena es el excelente dibujo de John Bolton. El británico logra trasladarnos plenamente al mundo de Marada, combinando grandes escenas de lucha con algunas más cotidianas e incluso sensuales. Es de hecho Bolton el que logra elevar un guion que en el fondo no deja de ser muy al uso del género.

En Papel en Blanco | 'La espada salvaje de Conan'

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio